Domingo, 02 de diciembre de 2007
Publicado por vivealdia @ 19:40  | Para Fiestas
Comentarios (0)  | Enviar



Ingredientes
Un diente de ajo
250 ml. Vino Blanco
300 gr. Queso Gruyere
300 gr. Queso Emmenthal
15 grs.de fécula de Maiz
5 cucharadas (un vasito) de Kirsch (licor de cerezas)

Preparación
En una Fondue (la olla) untar en sus paredes internas el diente de ajo para dar gusto. Incorporar el vino blanco y calentarlo sin dejar que hierva. Previamente hemos rallado el queso gruyere y cortado en finas laminas el Emmenthal. Lentamente lo agregamos al vino y sin dejar de revolver en forma de 8, hasta que el queso se derrita muy bien.
En el Kirch disolver la fécula y agregar lentamente y sin dejar de revolver.
Retirar del fuego y condimentar con pimienta negra recién molida y un poco de nuez moscada.
Acomodar alrededor de la Fondue cubitos de pan francés.



Curiosidades
El fondue nació en Suiza. Durante los intensos inviernos, los pueblos quedaban aislados por la nieve y la comida fresca escaseaba, por lo que era necesario almacenar alimentos durante los meses del verano. Con el paso de los días el queso se ponía duro y seco, por lo cual se vieron en la necesidad de derretirlo en cazuelas de cerámica y añadirles vinos locales y especias para suavizarlo. Lo comían con trozos de pan viejo enganchados en unos tenedores largos que remojaban en el queso derretido.
Ya en el siglo XIX se hablaba de “fondue”, pero no fue sino hasta 1956 que se popularizó, cuando el chef del restaurante Swiss Chalet en Nueva York introdujo este método para cocinar cubitos de carne en aceite caliente. El “fondue” de chocolate surgió una
década después como una opción dulce para cambiar el sabor del fondue de queso o de carne y lograr una completa velada suiza.


Comentarios